viernes, 15 de abril de 2016

Poder Municipal desde 1900 a 1910

PODER MUNICIPAL SIGLO XX


Como Cipriano Castro había tomado el Poder por la fuerza convocó a una Constituyente para reformar la Constitución de acuerdo a sus promesas y proceder legalmente al nombramiento de las autoridades desde el Presidente hasta los cuerpos deliberante mediante una Ley de Elecciones  que entró en vigencia en el mes de julio y establecía el 28 de octubre, onomástico del Liberador, para elegir al Presidente de la República y Gobernadores de Estado, lo mismo que a sus vicepresidentes.  Las elecciones primarias se efectuaban a nivel de parroquias que elegía los Concejos Municipales de Distritos y éstos a gobernantes y cuerpos deliberantes.   
        El Concejo Municipal de Heres quedó proclamado el  28 de septiembre, así:  Dr. Vicente Castillo Rivas,  Dr. José Tadeo Ochoa, Tomás Machado Núñez, Antonio González, General Agustín Suegart y bachiller J. Felipe Abudio Silva.

Hospitales de la ciudad
        En Ciudad Bolívar existía los Hospitales Ruiz y Mercedes, administrados por la Municipalidad,  pero la edificaciones estaban y mal estado.  De manera, que el 26 de abril de ese año el Concejo nombró una Comisión compuesta por Antonio Liccioni, como presidente; Brígido Natera, Rómulo G. Natera, Antonio María Delgado y G. Bernewistz a objeto de levantar un informe sobre el Hospital La Cruz que se decretó construir en tiempo de Juan Bautista Dalla Costa.  Posteriormente se informó que evidentemente este hospital se construyó, pero jamás funcionó como tal porque sus instalaciones las ocupó ejecutivamente el Gobierno Nacional a partir de 1892 para Cuartel Militar.  Dada esta circunstancia, la  Municipalidad, el 14 de mayo solicitó al Presidente Cipriano Castro un auxilio de 25 mil bolívares para trabajos de reparación del Hospital Ruiz.  El 30 de mayo, Castro atendió favorablemente esta solicitud.

El 14 de septiembre se abrió en el Estado el periodo electoral para renovación de los Poderes Públicos. La Lay fijaba el 14 de septiembre del año correspondiente para la Asamblea popular de los vecinos del municipio, hábiles para ello y elegir la junta de Sufragios que en el caso de Heres quedó formada por J. M. Mendoza Briceño, Domingo Ma. Navarro, Pacífico Núñez Marrón, Felipe Antonio Montes e Ismael Romero.   Se realizaron en cuatro días las Asambleas populares para la escogencia de concejales de distritos y representantes a la Asamblea Legislativa.

Concejales por el Distrito Heres resultaron electos: Dr. Antonio Ma. Delgado, Dr. J. M. Agosto Méndez, Felipe Bigott, Dr. J. Mendoza Briceño, Alejandro Plaza, Dr. Cipriano Fray Barrios y Ramón Isidro Silva.

1907

 En 1907 el Concejo Municipal acordó nombrar al doctor Félix R. Páez  presidente de la Junta Administradora de los Hospitales.  Asimismo construir un empedrado de 129 varas de Sur a Este, un tanque y molino de viento en el Matadero Municipal situado en Perro Seco.  Embanderado de hierro y arreglos de los Jardines del Teatro Bolívar.  Acordó también designar con el nombre de JTB Siegert, médico mayor del Ejército Patriota, la Sala Dos  del Hospital  Ruiz situada en el Departamento de Mujeres.  La Sala de Maternidad con el nombre de Asunción Farreras, quien desempeñó por largos años la Medicatura del Hospital “Las Mercedes” y la sala de Anfiteatro  con el nombre del doctor Felipe Jorge Lebrún, iniciador de la idea de construir un anfiteatro anatómico  en los hospitales.  Una vez terminada la reconstrucción del Hospital Ruiz, la Municipalidad acordó empezar también la reconstrucción del hospital de La Mercedes.  De igual manera acoge la proposición de  José Gabriel Machado,   Procurador de presos, de  la formación de una Biblioteca para enfermos en el Hospital Ruiz “con obras amenas que tiendan a levantar el espíritu decaído  y valor moral de los enfermos”.

El Ilustre Restaurador

En 1908, el Concejo Municipal acordó  pedirle a la Asamblea Legislativa del Estado, planteara al  Congreso Nacional la posibilidad de reformar el Artículo 77 de la Constitución Nacional a fin de que  el “Ilustre Restaurador de la Patria” pueda ser reelegido para el período  que se inicia el 23 de mayo de 1911. Pero el 19 de diciembre (1908),  Castro fue derrocado  por su compadre Juan Vicente Gómez y el 19 de agosto de 1909, el General Arístides Tellería, fue designado Presidente provisional del Estado Bolívar, por decreto del Gral. Juan Vicente Gómez, quien además le nombró como Consejeros al Dr. Toribio Muñoz, Gral. Anselmo Zapata y Gral. Marcelino Torres García. Tellería, con todo su sequito, llegó a Ciudad Bolívar el 27 y en la mañana del siguiente día fue juramentado en el salón de sesiones de la Municipalidad por el presidente edilicio Dr. J. M. Agosto Méndez. 
El Concejo Municipal, presidido por el médico J. m Agosto Méndez, acordó autorización a Guillermo Lange, quien pidió al Concejo Municipal lo concediera para la construcción de un Puente de Hierro sobre el río San Rafael. Le fue concedido el 2  de septiembre por acuerdo del Concejo en un sitio escogido por la Comisión Permanente de Obras Públicas de la Municipalidad.  Se declaró dicha obra de utilidad pública y en consecuencia expropiada los terrenos necesarios.

Electricidad de Ciudad Bolívar
El 2 de agosto de 1910, el Presidente Municipal. Doctor José Manuel Agosto Méndez, suficientemente autorizado por el cuerpo edilicio, suscribe un contrato con el técnico Miguel Rafael Benítez, para la constitución de una empresa de alumbrado eléctrico que luego, por razones financieras, traspasa el ingeniero Abraham Tirado., quien funda la compañía “La Electricidad de Ciudad Bolívar”.
El diario vespertino El Luchador en su edición del 10 de agosto de 1910 dio en los siguientes términos la primicia del Contrato original sobre el alumbrado público llevado a la consideración de la municipalidad heriana:
“como le ofrecíamos ayer, hoy traemos a muestra columna el contrato sobre la instalación de la luz eléctrica en esta Ciudad, el cual, dadas las bases de liberalidad sobre las cuales están fundado y todo lo que reporta a este pueblo esa manifestación de progreso, será de acuerdo con el interés que envuelve en si y las ventajas que representa para este lugar que bien merece desde tiempos atrás tenga un género de luz en concordancia con su adelanto, riqueza y civilización”.



1953
Don Brígido Natera Ricci continuaba en la Presidencia Municipal y había nombrado al doctor Adán Blanco Ledesma, Cronista de la ciudad, quien terminó recogiendo sus crónicas en dos libros: Tópicos, Hablillas y Semblanzas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada